El tiempo es azul.

No soy de esas personas que usan reloj. Nunca he llevado reloj. Pero de un tiempo a esta parte tuve que hacerme con uno y éste era azul. No era un reloj muy señorial ni aparente; era un reloj de plástico de esos que llevan los runners- digo llevan, porque yo muy runner no se puede decir que sea-. Y como dice el dicho ‘a caballo regalao no le mires el diente’. Lo cogí prestado, me daba las horas y podía sincronizar el tiempo con lo que ocurría a mi alrededor, ¿qué más puedo pedir?

Llevo más de un mes sin usarlo y ahora comprendo que aquellos días en los que sí lo hacía tienen algo en común: tenía a mi cargo una gran responsabilidad, pendiente de otras personas -mejor dicho, personitas-, el día estaba marcado por reuniones estipuladas a horas concretas, las jornadas de trabajo se alargaban más de 12 horas y cada rato giraba la muñeca para ver la hora, porque era importante.

No recuerdo el momento en el que decidí desprenderme del reloj azul. Tampoco sé dónde lo guardé. Evidentemente, no lo echo de menos. Y contra todo pronóstico, desde que no lo uso, el grado de quehaceres NO ha disminuido en responsabilidad -aunque sí en su esencia porque he cambiado de labores-.

Ya no doy ese giro de muñeca buscando la hora concreta. Ahora giro más el cuello buscando otro azul… el azul del cielo. Porque para mí el tiempo siempre ha sido azul. Y no hace fata un segundero que te marque las horas ni unos números que corran y hagan que, al final, tú también corras.

Quizás, mirar de vez en cuando al cielo sea la mejor forma de estar a tiempo. A tiempo de respirar, de sentirnos vivos, de crecer, de cambiar, de recordar, de creer, de buscar nuevas metas y de saber que de un modo u otro el tiempo siempre nos dará la razón. Y sé que es complicado hablar de esto, de el tiempo– ese elemento intangible que termina tocándonos 😉 -. Pues esta vez he decidido aliarme a él, mirarle fíjamente y sentir que está ahí, digno de ser observado y cuidado. Seremos amigos, porque eres azul y eso siempre quiere decir que es bueno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s